PERFECTA PIEL DE INVIERNO

Nuestra piel reacciona diferente a los factores externos dependiendo de la estación del año, que establecerá la temperatura y el grado de humedad en el ambiente. Todo ello afecta al cutis, la piel del rostro que es bastante sensible a los cambios meteorológicos.

Con la llegada del invierno ya hace un mes, seguro que habréis notado que vuestra piel ha sufrido ligeros cambios, que se ven acrecentados por el demostrado cambio climático que hace bailar nuestros termómetros en épocas en las que el mercurio no debería alcanzar los 18 grados. Este invierno hemos comprobado como de un día a otro hemos pasado de los 2 grados bajo cero a los 18 sin ciclogénesis explosiva de por medio, ni frentes polares.

El clima está cambiando fruto de las consecuencias negativas de la mala praxis de la mano humana. Contra ello poco podemos hacer el común de los mortales, al margen de potenciar buenas prácticas como el reciclaje, evitar los tóxicos que dañen la capa de ozono y movernos en transportes no contaminantes. Pero lo que sí está en nuestra mano es proteger nuestra piel de las inclemencias invernales.

El frío del invierno provoca sequedad en la piel, y la piel seca nos conduce a sufrir episodios de descamación, pérdida de elasticidad y mayor aspereza. Perdemos suavidad y el aspecto general de la epidermis empeora, perdemos luz y brillo.

¿Qué podemos hacer para evitar la sequedad de la piel en invierno?

  • Hidratación: Es la base de todo. La piel necesita agua para oxigenarse y evitar su descamación e irritación. Es de vital importancia aplicar cremas hidratantes en rostro y cuerpo, sobre todo después del baño. También es importante beber mucha agua, ya que aunque no sintamos calor, nuestro cuerpo requiere de hidratación para seguir funcionando a pleno rendimiento.
  • Limpieza diaria: Muy importante para eliminar los agentes externos perjudiciales fruto de la contaminación, las bajas temperaturas… Mantener una piel limpia es sinónimo de aspecto saludable. Cremas limpiadoras, tónicos y aguas micelares serán nuestros mayores aliados.
  • Alimentación saludable: En invierno nos apetecen comidas más cálidas como las sopas y cremas, potajes y cocidos, pero no debemos dejar de lado las verduras crudas como ensaladas, tomate, pepino… Que aportan un extra de hidratación y sus nutrientes nos llegan en su totalidad, al no haber sido hervidas o cocinadas.

cold 1284411 1920

Otros trucos para mantener la piel a raya en invierno

  • Ducharnos con agua templada en vez de caliente
  • Utilizar un factor de protección solar

winter 3052624 1920